Social y Solidaria

ANSES: GRAVE PARA LAS MUTUALES EN TODO SENTIDO ROL DE LOS DIRIGENTES MUTUALES Y DE COOPERATIVAS

Dra. Estrella Asquineyer

Periodista

Las mutuales con código de descuento en el ANSES, no brindan solamente el servicio de crédito, brindan también otros servicios que son significativos para un asociado, para su familia, para su comunidad.

Cuando se vulneran los servicios de atención mutual y cooperativa, las entidades que trabajan con la operatoria del ANSES quedan dañadas, pero también queda dañada una sociedad ansiosa de los servicios de las entidades intermedias, que son las que conoce y en las que confía.

Estamos hablando de la Resolución 131/ 18 del 31 de agosto de 2018, en que, si los propios asociados no confirman su condición de tales a la ANSES, podrán ser dados de baja de la entidad. Esto es de un gran intervencionismo estatal, desproporcionado.

Una comitiva de la CAM, liderada por el Lic. Alejandro Russo, gestionó una prórroga a la ANSES. La misma es hasta el 31 de marzo de 2019 para el re empadronamiento.

Por su parte la CONAM, gestionada por la Dra. Rosa Rodríguez, desde el dictado mismo de la norma, interpuso un recurso administrativo, dado que la Resolución en cuestión dice en su art. 60 que se formará un Consejo Consultivo con representantes de las entidades intermedias, como mutuales y cooperativas, y esto no se ha cumplido. También inició un juicio en por “Declaración de Certeza”.

También las entidades de base han presentado pedidos de medidas cautelares y amparos.

El Lic. Alejandro Russo, Presidente de la CAM, considera arbitrario que se ratifique la condición de asociado por la positiva y no por la negativa, como dice en la propia Res 131/ 18 en su art. 23, que establece que la ANSES se reserva el derecho a dar de baja los descuentos no crediticios de aquellos beneficiarios que así lo soliciten ante esta Administración Nacional.

Lo cierto que en el plano jurídico no contestar un requerimiento no es una respuesta válida ante la ley ni por sí, ni por no. Por lo que todo esto es discutible y puede constituir también un abuso de poder, además de los muchos derechos amparados por la Constitución Nacional que esta norma vulnera, ya que niega prácticamente la libre asociación.

Ya hubo antecedentes en este sentido con exigencias onerosas y fuera de lugar de la ANSES sobre una mutual que ni siquiera daba préstamos, como fue que informen de los aumentos a la cuota social a sus asociados por carta postal, con el costo que significaba enviarla a 5.000 asociados distribuidos en toda la provincia de Mendoza. Nos preguntamos si la ANSES desconocía que la Asamblea aprobó el aumento y el valor jurídico de esa decisión.

También recordamos un sistema de encuesta telefónica que ANSES aplicaba que se podía interpretar en algunos casos, como una política de seducción para que los asociados se desvinculen de las mutuales.

Imaginemos el escenario

Si algunos funcionarios opinan por alguna teoría económica, que se puede gobernar desde un escritorio, ya se está cometiendo un error grave. Pero cuando creen que desde ese mismo escritorio pueden generar desde el Estado actividades directas con tanto énfasis como para desbaratar entidades y hacer desaparecer padrones a través de disposiciones legales “ad hoc”, ya es más grave; pero si se le agrega que se legisla con gran precisión para que no se puedan cumplir de ninguna manera las reglamentaciones por ausencia de plazo razonable, con trámites online para una franja etaria de gente mayor que no sabría ni podría hacerlos, y que además son tan engorrosos que se hace imposible cumplirlos, entonces se nos hace difícil creer que todo esté hecho en buena ley.

Es recién entonces cuando nos llama la atención y pensamos cómo fue que no lo vimos venir. El daño es tal, que no puede tener un final feliz, ya que estas disposiciones se han volcado sorpresivamente en las entidades como si fueran un blanco, justo en el centro, para desarticularlas.

Seguramente usarán el razonamiento: “Dura lex, sed lex”, o sea “Dura es la ley, pero es la ley”, como si esas disposiciones no provinieran de servidores públicos en el lugar que ocupen, sino de cónclaves extraños como los “cazadores de sombras”.

Colofón

Seguramente la salida va a ser legal, ya que no queda más que apelar a las acciones de amparo, medidas cautelares y entablar juicios, porque se negocia solamente con quién quiere negociar, con quién defiende para sí y para los demás los derechos constitucionales y no parece ser el caso de la ANSES, con cuyos funcionarios no se cumple aquello de que “hablando se entiende la gente”.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Deja un comentario