Social y Solidaria

Noticias Mutuales

COLACOT Y LA MUTUALIDAD ARGENTINA

Representando a la CAM, el Lic. Héctor Acosta, expuso en forma brillante como fue la estrategia utilizada para visibilizar al mutualismo y lograr estar en la mesa de las decisiones.

Lic. Héctor Acosta

En la Argentina la Mutualidad es de multiservicios y puede tener los reglamentos de servicio que los socios dispongan. No solo da una respuesta a lo que las personas necesitan, sino que es una herramienta de cambio.

Dentro de este contexto hay servicios muy importantes como el tema de Salud, hay casi dos millones de personas que se asisten; hay casi 900 mutuales de Ayuda Económica que son verdaderas Cajas de Ahorro y Crédito y que dan muchos servicios en cada pueblo y en cada región, como verdaderas palancas de desarrollo. Ahora, por ejemplo, estamos colaborando y es esencial nuestra labor para atender temas de la pandemia.

También existen servicios de vivienda, de turismo; estamos dando servicios a miles de personas con más de 3.000 entidades mutuales.

Evolución en los últimos años

En el año 2010 la mutualidad argentina era un sector prácticamente invisibilizado para la sociedad y no tenía incidencia política. A veces se compara el“mercado” a una religión que tiene sacerdotes e ideología y el dios de esta ideología es el dinero; sin embargo, nosotros siempre nos hemos planteado convivir pacíficamente con el sector con fines de lucro; con el sector estatal y buscar la forma de que cada uno busque armonía con los demás para lograr el desarrollo de la nación.

Los funcionarios suelen perjudicar a un sector con una idea neoliberal, como sucedió con el gobierno anterior, en que se intentaron vulnerar los beneficios que tenemos de exención impositiva -que son puestos en duda en forma permanente-; nos atacaron en forma enérgica, ya que las medidas que impulsaban afectaban el ahorro y crédito de las entidades mutuales y cooperativas. 

Sectores políticos y económicos dijeron que no podíamos tener esos beneficios que nos daba la Ley; entonces en el año 2017 y 2018 intentaron resentir nuestras entidades con el ánimo de grabarlas impositivamente, esto produjo una lucha muy grande porque el sector mutual sabía que al forzarnos a pagar impuestos íbamos a perder la capacidad que teníamos para trabajar y ayudar a la comunidad; atendemos a cientos de clubes que dan servicios a la población y dan contención a los jóvenes e impulsamos en forma permanente el desarrollo local.

Ante esta situación la Confederación Argentina de Mutualidades desarrolló un plan estratégico para tener influencia política, ya que no teníamos ninguna injerencia; no nos preguntaban si necesitábamos algo o no; ni siquiera éramos atendidos en los despachos de los funcionarios.

Nosotros podemos convivir con los otros sectores de la economía, pero en realidad siempre nos van a querer atacar; siempre van a tratar de limitar nuestra acción o quitarnos algo; convivimos con un sector depredador que no permite que los demás sobrevivan.

En el año 2010 se inicia un proceso en la argentina de unidad e integración de la mutualidad que era hasta entonces un sector fragmentado y logramos en el 2014 aglutinar al mutualismo en un 97% en la Confederación Argentina de Mutualidades -CAM-; esto fue fundamental a la hora de la lucha política.

En el año 2017 se estableció desde la Confederación, una estrategia centralizada con muchas acciones en el territorio; hubo un Plan de Acción que se cumplió a la perfección.

Se trabajó en el Congreso de la Nación y en cada provincia con senadores, diputados y a nivel local con los intendentes comunales.

El mensaje que le dábamos a la sociedad fue respetuoso, tratando de no herir a ningún sector político, pero sí demostrar el daño que se causaba socialmente; la cantidad de jóvenes que ya no iban a tener la contención de los clubes; la cantidad de puestos de trabajo que se perderían y todo lo que perjudicaría a la sociedad si decaían las exenciones.

Además, buscamos demostrar que era mayor la cantidad de dinero con el que se beneficiaba a la sociedad que el monto de impuesto que se pretendía.

Nunca dijimos que no queremos pagar, dijimos que ya pagamos con la contribución social que hacíamos.

Otro tema fue una acción muy fuerte con el oficialismo, que eran los promotores de las medidas legales en nuestra contra, porque entendíamos que en los ámbitos de decisión los representantes de la oposición, conocían y estaban a favor de la mutualidad.

Entonces se trabajó en la Cámara de Diputados, y hay que reconocer que la Lic. Nora Landart y las demás integrantes de la Secretaría de Género de la Confederación, cumplieron un rol fundamental porque prácticamente convencieron a todas las diputadas sin distinción de ideología política.

Nos movimos con prudencia y a la vez con inflexibilidad, ya que las propuestas que los diputados nos hacían nos querían dividir, al decir que el problema era con las cooperativas y no con las mutuales. Si nosotros aceptábamos, gravaban a las cooperativas; pero estaba claro que si hoy nos salvábamos mañana no iba a ser así.

La Mutualidad en la mesa de las decisiones

Gracias a las acciones desarrolladas, de pronto se pasó a tener una influencia política importante.

Hoy la mutualidad argentina es un factor de poder; ocupamos dos cargos dentro del Instituto Nacional de Asociativismo de la Economía Social, hemos dejado de depender del Ministerio de Desarrollo Social, y ahora pasamos a la órbita del Ministerio de la Producción; somos parte de las Pymes-dentro de las mismas nunca nos habían reconocido- y estamos justo en el lugar donde se generan las políticas públicas.

Tomamos esta lucha hace nueve años y la estrategia estuvo focalizada en fortalecer la capacidad del propio sector de creer en sí mismo y llevar un mensaje claro de todo lo que hacemos por la comunidad.

Hubo que romper la convicción de que debemos ser invisibles a los ojos de los demás;por el contrario, hay que comunicar a la sociedad lo que hacemos y lo bien que lo hacemos;tenemos miles de entidades que todos los días abren sus puertas y dan múltiple cantidad de servicios.

Colofón

Vamos a convivir en paz con todos los sectores, pero es evidente que estaremos alertas para preservar nuestro sistema mutual.

En este momento que vive nuestro país, somos parte del entramado político y de poder, aunque tenemos claro qué en lo futuro, puede haber gobiernos con más o menos afinidad, y aunque no nos ataquen directamente, estaremos atentos por las cuestiones que surjan.

Compartir nota en Facebook