Social y Solidaria

Conducción de Cooperativas y Mutuales

En nuestro país tenemos varios aspectos que debemos tener en cuenta cuando hemos aceptado la responsabilidad de conducir a una cooperativa o a una mutual.

        1. La inestabilidad de las normas:

Nos obliga a estar permanentemente bien informados. Por ejemplo la Ley dispone la

exención impositiva pero la AFIP la condiciona al cumplimiento de    

todos los requisitos que establece. Con lo cual, si no se cumple con todos los

requisitos, la cooperativa o la mutual pierden la exención.

Es decir que debemos estar atentos a las normas del INAES; la legislación laboral; la

legislación impositiva y todo aquello que afecta a la actividad de nuestra entidad.

  1. La inestabilidad económica

Los cambios de las reglas de juego nos obligan a adecuar permanentemente a nuestras organizaciones.

Es decir que tenemos que estar atentos a los cambios y manejarnos en una situación inestable, que por supuesto no es lo ideal para ninguna actividad.

Las Cooperativas y las Mutuales

Es necesario priorizar la necesidad que tienen las entidades de incorporar a las mujeres y los jóvenes; además agregar servicios de protección a los mayores; garantizar la asistencia a las reuniones; erradicar la costumbre de completar listas con cargos por compromiso porque ya se sabe que los miembros en esta condicion no van a colaborar posteriormente en la conducción, capacitar a futuros miembros del Consejo y también a los actuales para que puedan  colaborar, conocer el mutualismo y/o el cooperativismo, el estatuto, los reglamentos internos y los servicios que se prestan.

En un país con épocas recesivas en forma periódica, se deben optimizar los recursos y los resultados de la gestión, cumpliendo siempre con los principios doctrinarios y con los valores éticos y morales que sostienen al cooperativismo y al mutualismo. Esto es un elemento de clara diferenciación de las entidades del sector con las empresas de la economía de mercado, algunas de las cuales también pueden tener Principios y Valores, pero el valor agregado del sector consiste en que los utiliza en forma explícita y además, cada entidad integra una red organizada con otras entidades del todo el país y del mundo que practican los mismos Valores.

Conducción

Aunque el Presidente de una entidad tiene su propio peso, la práctica instituída es la de tomar decisiones a través de un cuerpo colegiado y lo conveniente es no desnaturalizar la función de los Consejos de Administración en el caso de cooperativas y los Consejos Directivos en el caso de mutuales. Así está instituido.

Una de las opciones para superar la lentitud en la toma de decisiones, que viene impuesta por el modo de deliberar, discutir y decidir en forma democrática todos los temas de interés que afectan a la entidad que eventualmente pueden hacer que las mismas lleguen tarde a solucionar los temas planteados, es conformar una mesa chica para la toma de las decisiones de rutina y administrativas, o simplemente urgentes, lo que no los exime de responder al Consejo en pleno por las decisiones tomadas y posteriormente ser aprobadas por el mismo.

Esto implica que a la mesa chica le pueden llegar asuntos de variado tipo que pueden obligar a efectuar consultas con todos o algunos de los miembros antes de tomar la decisión que corresponda,  

para lograr de esta forma una operatoria más ágil.

Para que esto no sea riesgoso convendría analizar los asuntos que puedan ser resueltos de ese modo por sus características e importancia y también que los miembros de todo el Consejo acepten y contesten las consultas que se les haga sin condicionamiento ninguno.

Una estrategia a elaborar

  1. Para elaborar una estrategia precisa y exitosa, primero hay que observar a las empresas de la economía de mercado, esta debe ser una de las fuentes de información; otra es analizar las necesidades de los asociados; también las limitaciones de la entidad, qué puede y qué no puede hacer. No hay que olvidar, que para que la gestión se vea fortalecida hay que establecer una diferenciación, lo que la distingue del resto de los oferentes de las mismas prestaciones. Vamos a encontrar diferencias sustanciales, sobre todo si se considera que en general los capitales y las inversiones se han volcado solamente a la obtención de utilidades, dejando de lado totalmente el interés de las personas y el aspecto social, al no considerar a las familias como el motivo de su actividad. Por otra parte, en nuestras entidades siempre se sabe quienes las conducen, otro tipo de empresas es despersonalizada.

Cubrir necesidades:

Se podrían considerar los siguientes aspectos:

  1. Realizar cursos de capacitación con salida laboral.
  2. Formar emprendedores para aprovechar nichos de mercado sin explotar. Capacitar a la juventud para que esté preparada al concluir sus estudios para emprender actividades por su cuenta, para darles una alternativa posible.
  3. Hay que hacer campañas para que los planes de enseñanza de todos los niveles contemplen el aprendizaje del cooperativismo y el mutualismo, para dar las mejores herramientas a las personas que necesiten iniciar o reiniciar su vida laboral.
  4. Al producir bienes y servicios cuyas utilidades queden en la comunidad se da posibilidades al desarrollo local, además de crear nuevas fuentes de trabajo y evitar el desarraigo y fragmentacion de las familias. De este modo también se contribuye a la paz social.
  5. Con la integración a otras entidades de la Economía Social y Solidaria se logran alianzas de fortalecimiento mutuo, para complementarse o acceder a mayor capacidad productiva o financiera.
  6. Fidelizar al asociado con beneficios, nuevos servicios, atencion personalizada, y muy buena comunicación. La promoción del ahorro, por pequeño que sea, puede promoverse desde la cooperativas y mutuales. Aunque la reglas que impone el mundo actualmente es salarios bajos para contar con mano de obra barata lo cuál no favorece ni el ahorro ni el consumo, hay que tener en cuenta la posibilidad de operar con microcréditos. Son muy pequeños préstamos a personas de bajos ingresos.

Si pensamos que tenemos una sociedad de consumo exclusivamente, no se promoverá el ahorro y no se tienen los capitales necesarios para crecer.

Compartiendo una filosofía.

Esta es una de las fortalezas más importantes. Se comparte la filosofía de la Economía Social y Solidaria; las personas saben que se puede dar buenos servicios sólo con la unión de sus esfuerzos favoreciendo a sus asociados, pero también aportando mejor calidad de vida a la comunidad.

De este modo se resuelven problemas individuales y comunitarios, ya que las entidades del sector influyen en forma positiva en el desenvolvimiento comercial e industrial de cualquier comunidad. En realidad, es usual que a través de su servicio financiero, hagan posible que se puedan concretar proyectos para la producción de bienes y servicios.

Por eso consideramos que está preparado el terreno para las alianzas de cooperativas y mutuales de todo el país, para enfrentar las consecuencias recesivas de los sucesivos planes de gobierno. 

Entre los servicios que se prestan, están los servicios de sepelios; nichos; enfermería; ambulancia; con costos mensuales pequeños pero que conceden ua la comunidad beneficios muy necesarios.

Colofón

Muchas personas en el mundo están sufriendo las consecuencias de un modelo económico que no prioriza el bienestar ni la felicidad de los seres humanos ni tampoco el cuidado ambiental.

Esta es una oportunidad para que el cooperativismo y el mutualismo contribuyan con sus Valores de  Cooperación y Ayuda mutua a beneficiar a la humanidad.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Deja un comentario