Social y Solidaria

COOPERATIVAS DE TRABAJO: CERCA DE LA PRODUCCIÓN, LEJOS DE DESARROLLO SOCIAL

Recientemente, el Cooperativismo de Trabajo se autoconvocó con 3.000 personas que lo respaldan. Esto nos da una idea de dirigencia cooperativa firme, con visión de la realidad y de lo que vendrá en el futuro. Por eso, no nos asombra que este sector quiera compartir un destino junto a todos los actores de la economía. Es su derecho.

Cuando el Cooperativismo de Trabajo muestra unidad de criterio con entidades afines y un acompañamiento masivo en sus demandas concretas, cuando se miden los aportes sociales que el Cooperativismo de Trabajo sabe, quiere y pueden hacer, no habrá otro modo que abrirle las puertas desde los estamentos públicos, para que el país pueda canalizar y capitalizar esta fuerza pujante.

Se discute en todos los foros internacionales sobre la realidad laboral en el mundo, hay trabajo, pero no hay empleo. La OIT, las Naciones Unidas, el Papa Francisco, dan plena aceptación a las Cooperativas de Trabajo, al cooperativismo en general y también a las Mutuales. Estos sectores son Organizaciones de la Comunidad y, por lo tanto, confiables para las Organizaciones Internacionales, a veces más que los gobiernos, para orientar sus aportes con objetivos sociales.

Nos dice Edgardo Form, Vicepresidente de COOPERAR y Presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, que “con este respaldo internacional y de la forma que se presenta el futuro del trabajo, el cooperativismo de trabajadores asociados encuentra una oportunidad de desarrollo muy importante. También confirma que el reciente encuentro en las instalaciones del Club Oeste de un vasto sector del Cooperativismo de Trabajo de nuestro país, no tiene precedentes por su magnitud ya que convocó más de 3.000 cooperativistas”.

El trabajo que se viene:

-El trabajo que se está gestando es distinto a lo que se conoce hasta ahora, por ejemplo, actualmente se exige a personas que estén a disposición por si se las necesita; como si fueran objetos a utilizar o no; descartables y atomizados. 

-Por otra parte, al Sindicalismo le cambió la realidad: pierde afiliados, y por eso decide estar presente en donde esté el trabajo. Ya no hay controversias con las cooperativas porque sus socios no son afiliados a los sindicatos, deben adaptarse como todos a nuevas reglas de juego. Y está bien que lo haga, porque no hay techo en lo que puede hacer en forma mancomunada con el sector de la Economía Social y Solidaria.

El trabajo da pertenencia y el trabajo asociado potencia, motiva, da valor para seguir, estimula. Y si además se cooperativiza, hay garantías de Justicia y Equidad. Está en contraposición del individualismo que fragmenta y divide, que aísla y mata.

¿Reaccionará la sociedad a que haya personas descartables en el mundo?

Lo cierto es que hay herramientas dentro de las comunidades, sin salir del orden establecido y dentro delas reglas de juego que todos conocen,que parten del Cooperativismo y Mutualismo en general y del Cooperativismo de Trabajo en particular. Este último asegura la supervivencia de sus componentes, es una herramienta productiva capaz de recuperar empresas con su trabajo asociado y además promueve el comercio justo, la equidad entre los pares, la dignidad y el respeto para los cooperativistas entre sí y con la comunidad que los cobija; por tanto,su accionar busca la paz social y el beneficio de muchos.

Las ideas que se promueven desde este contexto pujante son:

-Instalar el “Compre cooperativo” por parte del Estado y que se tome con prioridad a las cooperativas, por ejemplo, para la construcción de viviendas sociales.

-Que se formule una Ley de Cooperativas de Trabajo, que todavía no existe en la Argentina y un mejor tratamiento impositivo para ser más competitivos.

-Las Cooperativas de Trabajo exigen ser parte de las políticas públicas. Esto es una necesidad del mismo Estado ya que el sector contempla actuar en forma complementaria.

Christian Miño, Presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo -CNCT-

Dijo que “tenemos un rol importante en la economía, fundamentalmente en el consumo interno, que es uno de los factores más paralizados en este momento” y agregó “nuestras cooperativas deben estar bien lejos de los Ministerios de Desarrollo Social y bien cerca de los de Producción, Trabajo y Economía”.

Rafael Klejzer, Secretario General de la seccional capital de la Central de Trabajadores de la Economía Popular -CTEP-

Expresó que “el cooperativismo debe ser el primer aliado del Estado a la hora de generar crecimiento económico. Queremos ser los socios del Estado para la recuperación de la soberanía energética, de nuestros mares y de nuestra soberanía alimentaria. La riqueza que generamos es capturada por unos pocos, que la dolarizan generando deuda que después pagamos todos y luego la envían a sus casas matrices o cuentas offshore”

Federico Tonarelli, Presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados -FACTA- que agrupa a Cooperativas Autogestionadas y de Empresas Recuperadas,

Explicó: «Hoy estamos concretando lo que veníamos discutiendo desde hace mucho tiempo: la unidad de las Cooperativas de Trabajo, tanto las que surgen de recuperación de empresas o las de programas estatales. Era hora de que estuviéramos unidos, puliendo propuestas para que el próximo gobierno tome al Cooperativismo de Trabajo como un eslabón más de la cadena productiva nacional. Nosotros producimos bienes y servicios de primera calidad. Si tanto se discute la necesidad de revalorizar el mercado interno, las Cooperativas de Trabajo pueden cumplir un rol preciso.

Colofón

Dicen que todas las puertas se abren para quién sabe adónde va y el Cooperativismo de Trabajo ha demostrado unidad, que está organizado y que tiene ideas claras.

Las relaciones se renuevan en forma permanente y los gobiernos para sus políticas públicas eligen al que ven, al que escuchan, a los que están presentes.

Este sector está destinado a tomar protagonismo, y no habrá distancia que lo separe de sus objetivos.

Fuente: Elaboración propia y datos de Ansol.

Compartir en Facebook