Social y Solidaria

Noticias Mutuales

CUARENTENA “SIN” EDUCACION

Por Juan José Sagardía
Presidente de Mutual Jerárquicos Salud

El gobierno ha determinado que la Cuarentena tiene un plazo más, y ya van seis meses y si al Virus se le ocurre, cómo va a ocurrir, quedarse toda la vida, vamos a estar a expensas de que el señor presidente y los dos gobernadores de Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires resuelvan para todo el País.

De hecho, el virus ha generado un miedo colectivo y bien usado por los gobernantes, ya que se enferma una persona y hay que volver a Fase 1, 2, 3 y lo bueno que la ciudadanía no les está prestando atención, hay una rebelión visceral y hasta lógica.

El Virus Covid-19, vino para quedarse como pasó con el resfrío, con la gripe, con la neumonía, con la sífilis, con el HIV, con el dengue y el que sepa más que yo, que lo agregue a esta lista.

Todo esto viene al caso, por cuanto hay una estadística que el año pasado la neumonía tuvo un registro de 32.000 muertos y por ello no paramos el país.

Las medidas que se tomaron

Nos parece exagerado parar el país por una enfermedad contagiosa, cuando el cuidado debe ser de carácter personal y no que el Estado nos coarte la Libertad por sus recomendaciones, cuando las responsabilidades son individuales.

Seamos claros, lo que se hizo está bien uno o dos meses; pero seis meses es pasarse de la raya y todo es porque no saben cómo salir del atolladero, pagamos los platos rotos el resto, lógicamente con gobernadores genuflexos, así cualquiera es presidente.

Ahora cada uno analice todas las actividades que se autorizaron, podemos decir que terminó la pandemia, nos dicen:“ciudadanos les permitimos tener un poco de Libertad, pero se portan bien, sino les pegamos unos chirlos en la cola”.

Cómo es posible que se liberaran la mayoría de las actividades y lo más importante es que la ciudadanía determinó, que si le daban la posibilidad la tomaría con conciencia de la responsabilidad que significa hacer uso de la Libertad. Los gobernantes no ven las calles cuando el país se moviliza para trabajar.

Los gobernantes no se dan cuenta, porque les conviene poder subyugar a un pueblo con un Decreto de Necesidad y Urgencia y si es necesario aplicar el rigor de lo determinado por 25 voluntades que gobiernan, pero que no nos están representando.

Todos no estamos aislados

Cuando se determinó la primera parte de la cuarentena, todos corrimos a aislarnos en nuestras casas por instrucciones del Estado Nacional, pero fuimos un sector del país, por cuanto ciudadanos como los Profesionales de la Salud, sus Ayudantes, los que recogen nuestra basura, los Supermercados, los Geriátricos, Personal de Seguridad, los Soldados del Ejército, los Periodistas, todo el personal de Farmacias, los Hospitales, los Sanatorios, los Tamberos, la gente del Campo y hay tantos otros que no conozco, no lo hicieron.

La pregunta es la siguiente, por qué a una gran parte de la ciudadanía nos aislaron y a todos estos ciudadanos los mandamos a morir; cómo es posible que esa gente común no corriera riesgos y si hablamos de Igualdad, deberíamos haber estado todos aislados y el virus sólo por la calle.

Estas personas que fueron obligadas a trabajar son seres humanos y lo más importante es que los que trabajaron no se enfermaron en la medida que los gobernantes vaticinaban y de esa manera se cerraron negocios y muchos se fundieron, los aislados quedaron sin trabajo,cesantes, lógicamente todos los Empleados del Estado no trabajaron y mantuvieron su trabajo y su sueldo.

Qué explicación tenemos para esta paradoja, los que trabajaron y trabajan no se enferman y los aislados como es el caso de los niños, jóvenes y adultos mayores, sí se enferman mentalmente y esto, a quién le importa.

¿Y los niños?

A los niños que son los que menos posibilidades tienen de enfermarse, los dejamos sin una consideración. Se están enfermando porque les han coartado toda posibilidad de regresar a las aulas, a las escuelas, a la educación, otrora orgullo nacional. Hoy es una vergüenza nacional.

En el país dependemos de un Ministro de Educación de la Nación, que no tiene escuelas a su cargo y que, a través de un Consejo Federal, los pone de cuclillas a todos los ministros de las Provincias que sí tienen escuelas a su cargo y cada uno debería saber lo que tiene que hacer.

Las escuelas no se van a abrir, por cuanto ya están informando los ministros de que va a haber promoción automática y eso es hacer planes para el 2021, pero no dicen que es por su propia incapacidad; el Estado no está en condiciones de abrir sus escuelas ni las escuelas privadas con aporte oficial la mayoría religiosas. También están cómodos, todos juegan a la “pobreza del conocimiento”.

A aquellos que están en condiciones no se les permite, caso Ciudad de Buenos Aires, porque es hacer desigualdad y como si no estuvieran haciendo eso con el pueblo.

No soy Jurista, ni Legislador, ni Fiscal, ni Juez, estar a favor de la educación, no es un acto subversivo o una traición a la Patria y si así fuera para qué está la Justicia.

Sarmiento presidente, en una situación económica difícil, para mejorar, mandó a construir escuelas y ahora mandamos a cerrar escuelas.

Colofón

Perón, líder importante de nuestro país, que actualmente tiene muchos seguidores, dentro de muchos dichos que tenía hay uno que refleja la actual realidad de algunos, al que le quepa el saco que se lo ponga, “A los malos se los puede hacer buenos, a los brutos, no se los recupera, siempre son brutos, pero cuidado con un bruto con poder”.

Abramos las escuelas. En esa instancia nos va a sorprender la responsabilidad individual.

Sin educación no hay desarrollo, solamente pobreza.
Sin escuelas, no hay educación y no hay desarrollo económico.
Sembremos escuelas, cosecharemos riquezas.
No sembremos escuelas, cosecharemos pobreza.

Compartir nota en Facebook