Social y Solidaria

Noticias Cooperativas

ECONOMIA SOCIAL Y SOLIDARIA Y AGRICULTURA FAMILIAR

Aporte Cooperativo y de la Agricultura Familiar

Con satisfacción accedí a información sobre una mayor participación de alimentos de origen cooperativo y de la agricultura familiar en las compras públicas de los Estados nacional, provincial y municipal. Son decisiones políticas y para la provisión,por parte de los Estados, de productos de calidad como los elaborados por el sector de la Economía Social y Solidaria y de la Agricultura Familiar.

En el “Aquí y Ahora” que vivimos en Argentina y en el mundo, en medio de la crisis sanitaria del COVID 19, contribuir al pago de precios justos, no abusivos de los productos alimenticios -un criterio fundacional del movimiento cooperativo moderno que nació en Rochadle en el año 1844 y que todas las cooperativas deben observar y aplicar en la cadena  de sus procesos de gestión y agregado de valor-  se advierte como un avance en la consideración de los productos de la Economía Social y Solidaria y de la Agricultura Familiar.

De tal modo, la presencia cooperativa transparenta y marca pautas de equilibrio en el mercado, y controla las fallas por manejo monopólico de precios, distorsiones y posiciones dominantes en el mismo.

A estas características distintivas,que están en el ADN de toda cooperativa, les debemos dar mayor visibilidad para ser conocidas por consumidores, especialmente a las personas no vinculadas o que desconocen al sector de la Economía Social y Solidaria, identificando en las etiquetas de los productos el origen cooperativo.

Debemos comunicar con mayor intensidad que los productos cooperativos y de la agricultura familiar proceden de empresas de capitales 100% nacionales y el trabajo aportado y registrado es también auténticamente argentino; elaborado por empresas de gestión asociativa, democrática y de distribución equitativa de excedentes; defensoras de la producción y de la calidad cuidando el ambiente con tecnologías amigables.
En el día después

Superadas las emergencias

Aunque no conocemos el camino que vamos a transitar a posteriori de la pandemia, creemos que un sector de la Economía Socialy Solidaria fortalecido permitirá salir de la crisis, mejorar el “buen vivir” y lograr mejores bienes de consumo y de uso para la sociedad en general.

Por ello, debemos de pensar juntos el fomento del cooperativismo agropecuario para la defensa de las empresas de pequeñas y medianas dimensiones, para el agregado de valor y para la mejor articulación y enlace con la agricultura familiar; implementar los sellos cooperativos y de la agricultura familiar para diferenciar y poner en valor el trabajo cooperativo-asociativo y la distribución equitativa de los excedentes, superando algunas antinomias existentes entre algunas cooperativas y algunas organizaciones de la agricultura familiar.

Finalmente, con un enfoque de desarrollo local/regional y defensa del productor asociado y del consumidor, insistimos en el “compre privilegiado” de los Estados a los productos cooperativos y de la agricultura familiar cuando las condiciones y los productos ofrecidos sean similares y los precios menores o iguales a los del mercado.

Esta modalidad de relación aceitada de los Estados y la Economía Social y Solidaria permitirá la re-circulación de los excedentes económicos a nivel local y regional.

Colofón

Estamos convencidos de que las cooperativas y la agricultura familiar son adecuados e inteligentes agentes dela economía para presentar a los productos de elaboración local a precios justos y para enriquecer los ejes estratégicos que la salida de la crisis sanitaria nos exigirá a todos.

Compartir nota en Facebook
Lic. Eduardo Fontenla - Dip. Luis Contigiani - Pablo Ares - Octavio Bermejo
Lic Eduardo Fontenla