Social y Solidaria

FEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DE AGUA POTABLE DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES (FEDECAP)

Su historia

La Federación de Cooperativas de Agua Potable de la Provincia de Buenos Aires, una entidad de segundo grado con sede en la ciudad de La Plata, se creó en el mes de septiembre del 2000, inscripta en el Instituto Provincial de Acción Cooperativa, Legajo Nº 4.913 y el Instituto nacional de asociativismo y economía social, Matrícula 23.481. EL en marzo de 2001 con 50 cooperativas y hoy reúne más de 60 asociadas.

La gran mayoría de ellas prestan el servicio en localidades pequeñas, autogestionando la provisión del mismo con una dedicación social, solidaria y absolutamente desinteresada de todos los miembros que componen sus respectivos Consejos de Administración.

Forman parte de las denominadas “cooperativas del SPAR”, porque surgieron alrededor de la estructura administrativa y técnica de ese organismo descentralizado que tiene como finalidad llevar el servicio a las localidades rurales más alejadas de los centros poblacionales. 

Problemática

Los problemas son el alto contenido de sales, arsénico, flúor y otros componentes, situación que hace necesario tratar el agua para la red domiciliaria con procedimientos de potabilización que resultan muy costosos. También tenemos que mencionar la contaminación de pozos en zonas rurales por el uso intensivo de plaguicidas, herbicidas, etc., así como la existencia de redes obsoletas que en muchos casos tienen más de treinta años de existencia, en las que se registran permanentes pérdidas de agua. Estos problemas hacen indispensable una inversión de una magnitud que las cooperativas no están en condiciones de afrontar sin el apoyo estatal.

A la escasez de agua y la contaminación -dificultades que tienen que enfrentar los asociados, sobre todo teniendo en cuenta que el 99% del agua extraída en la provincia es subterránea-, se suma un atraso tarifario que no les permite tener ingresos suficientes como para afrontar los altos costos.

Situación institucional

Al respecto el presidente de FEDECAP, Mario Descarga explicó que “es necesario manejar una tarifa de expansión, y que la misma está prevista en el marco regulatorio. También mencionó que sobre los costos incide el porcentaje de la tarifa de interés social, por la cual muchos usuarios obtienen el agua casi gratis  -lo que representa entre un 10 y un 15 por ciento que la cooperativa no cobra.

Hay una falta de financiamiento acorde a las posibilidades de las cooperativas. Con especial atención a las regiones donde las aguas subterráneas concentran minerales nocivos para la salud general. Las cooperativas de FEDECAP han solicitado fondos para atender necesidades del servicio tales como mantenimiento y expansión, pero nunca se obtuvo del sistema bancario público y/o privado líneas de financiamiento que posibilitaran un reembolso acorde a la tasa de servicio percibida, los créditos deberían ser blandos y largos y se necesita cierta elasticidad en la tarifa, para ir absorbiendo los costos. En cuanto a las garantías, en general los bancos exigen avales personales del Consejo de Administración -que no se solicitan en otro tipo de entidades-poniendo en riesgo el patrimonio de los consejeros y el de sus familias.

Este tratamiento discriminatorio podría atribuirse al desconocimiento de las entidades financieras sobre la existencia de un capital propio en las cooperativas -a pesar de que éste se muestra en los balances.

Las cooperativas asociadas a esta Federación tienen los inconvenientes típicos del sector: hay un avance muy grande de la contaminación, se requieren inversiones y las tarifas son muy bajas.  Al no poder invertir, se genera un detrimento permanente en los servicios. Estas problemáticas afectan más que nada a aquellas cooperativas de localidades pequeñas. A pesar de ello, a veces decimos que los cooperativistas hacen milagros, porque no se entiende cómo logran mantener un servicio de alta calidad con tan pocos recursos 

Se puede vivir sin electricidad, pero no sin agua. El cooperativista que trabaja en este sector debe estar las 24 horas alerta. El producto no puede ser bueno o malo, tiene que ser bueno y continuo siempre, o sea un servicio óptimo todo el tiempo. Es un desafío muy grande y es un tema muy incierto para el futuro, ya que aumenta la contaminación, aumenta la demanda, pero no hay suficientes inversiones.  Las cooperativas de agua potable deberían ser económicamente sustentables.

Además hay que tener en cuenta que al principio se proyectaba dar un servicio de 15 metros cuadrados, cifra que no se pudo mantener en el tiempo por el crecimiento de la población. El cuidado del agua no debe ser solamente del prestador , sino también del usuario.

COLOFÓN:

Todo el sector cooperativo tiene un sentido de pertenencia muy particular. Hay que ser muy especial para estar en una institución solidaria. El agua potable es un servicio mucho más sensible socialmente y generalmente no es redituable. El agua requiere un esfuerzo diario. En algún momento habrá que estructurar un plan con el Estado, un proyecto serio a largo plazo. Esto es necesario porque el agua es una cuestión que trasciende a la vida de una sola localidad, las abarca a todas.

FEDECAP está asociada a:

ALOAS – Asociación Latinoamericana de Operadores de Agua y Saneamiento. Integrante de la CECADRECH – Comisión de Estudio de Calidad del Agua Distribuida por Red para el Consumo Humano.

Miembro ejecutivo de FEDESAM – Federación de Entidades de la Economía Solidaria Administradoras de Microcréditos’.

Fuente: Trabajos de Lic. Carmen Rosa Schaposnik y elaboración propia.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Deja un comentario

Más Noticias

COOPERATIVAS ROSARINAS RECICLAN ACEITES VEGETALES PARA BIODIESEL

El proyecto se lleva adelante desde hace más de seis años y hay una ordenanza que acompaña la iniciativa.
La Secretaria de Economía Social de la Municipalidad de Rosario viene fomentando el reciclado de aceite de cocina usado para ser utilizado como biodiesel y trabajando de manera conjunta en esta materia con los emprendimientos Eco Aceite, Logística Ecológica y Reciclado Moreno, los cuales representan 16 puestos de trabajo directos y más de 50 indirectos. De manera complementaria se desarrolló en la ciudad un circuito de recolección en bares y restaurantes donde se obtiene la materia prima.

Leer más