Social y Solidaria

encabezado

Noticias Cooperativas y Mutuales

LIDERAZGO Y PANDEMIA

Los liderazgos que vienen

“Creo, es que es perfectamente posible diseñar las características del nuevo líder que la sociedad aceptará luego de esta pandemia.

Las situaciones difíciles generan un cambio de paradigma en cuanto a liderazgo, un cambio en las demandas de los grupos, de las comunidades, de las naciones, basados esencialmente en nuevos requerimientos a sus líderes.

Esto se agrava si hay algunos que tomaron decisiones inoportunas, tardías, equivocadas y que su grupo liderado no está dispuesto a olvidar tan fácilmente, máxime si se advirtió que en esas decisiones había falta de “solidaridad”.

Un claro ejemplo de ello es la posición política de Donald Trump, qué,hasta hace unos meses, su continuidad sería un simple trámite y hoy la posibilidad de la misma es incierta.

Y seguramente nos encontraremos que muchos de los líderes serán removidos, porque entre otras cosas, no son capaces de contener a los grupos que hasta hoy lideraban.

Entre las cuestiones que se tendrán que evaluar, y reconsiderar, son algunas que seguramente marcarán un antes y un después en las sociedades y las economías mundiales, como por ejemplo, el rol del Estado, el rol del mercado y la distribución del ingreso.

No parece correcto que el 1% de la población del mundo, tenga la riqueza equivalente al 99% del resto de la humanidad.

¿Continuaremos en un mundo globalizado?

Seguramente que sí, pero de manera diferente.

Las preguntas que hay que hacer son:

– ¿Hoy existe un líder del mundo, en el que se pueda inferir que sus decisiones serán respetadas en todo el mundo y/o tengan implicancias en todo el mundo?

– ¿O hay que pensar en decisiones locales tomando como marco a las fronteras de cada país, de cada provincia, los límites de cada municipio, de cada comunidad?

-¿Qué incidencia se le dará a cada uno de estos puntos de análisis post pandemia?

Hasta antes de la pandemia, se tenía muy en claro que el poder del mercado definía que tipo de sociedad se quería tener.

Un estado raquítico, ausente, y que gaste lo menos posible –salvo en armas- era la panacea de muchos líderes mundiales que dirigían naciones muy importantes, y por supuesto líderes de empresas de gran magnitud.

Hoy la impresión que se tiene de esos liderazgos, es muy distinta.

Todavía sin finalizar la pandemia, la sociedad tiene un muy mal concepto de aquellos líderes mundiales que defienden un Estado ausente en esta crisis.

-Líderes del mundo que se preocuparon por maximizar ganancias en detrimento de la calidad de vida de los seres humanos, bajo el slogan “El mercado todo lo puede” o “El Estado no debe intervenir”

-Líderes que castigan permanentemente con sus decisiones al medio ambiente, y hoy se dan cuenta que eso también contribuyó a generar esta pandemia y que surge a la vista de todos que los muertos no consumen y que tampoco van a pagar sus deudas.

-Líderes de empresas que por maximizar beneficios para sus accionistas despiden a miles de personas

-Líderes que tomaron decisiones de prevención muy tarde y los números de muertos pesan sobre ellos y lo harán mucho más luego de la pandemia.

Y así, podríamos seguir.

Valoración social de los líderes

Hoy estamos en presencia de una sociedad que va a ser muy dura en el juzgamiento de determinadas conductas de los seres humanos y fundamentalmente de sus líderes.

Seguramente no tendrá la misma valoración social aquella persona, que mercadeó aprovechándose del momento para aumentar en forma excesiva los precios de los productos esenciales, que aquella -líder o no- pero que tuvo gestos solidarios para mejorar la calidad de vida de su comunidad en esta pandemia. Ambas conductas no se van a olvidar y van a ser en el primer caso, juzgadas con severidad y en el segundo caso muy valoradas y reconocidas.

Vamos a coincidir seguramente en que“no hay civilización material si antes no hay civilización moral y que la civilización moral exige ocuparse del otro”

Cuando hablamos de la redefinición del rol del Estado y el nuevo rol del mercado, también estamos hablando de un mundo más justo.

Un liderazgo que viene del cielo

Post pandemia, los grupos liderados van a demandar líderes involucrados en lo social y eso no es privativo del Estado, de una empresa, de una Organización, un claro ejemplo es el Papa Francisco.

En un reportaje al Papase le pregunta:¿Qué diría a aquellos que han perdido a un ser querido en esta pandemia? El Papa le respondió que “lo último que el haría es decir algo, lo que trataría es de hacerle sentir mi cercanía con él; algo hay que decir, pero la cercanía del gesto, el hacerle llegar un saludo es fundamental.Es una de las maneras de contención más efectiva”.

Le preguntaban al Papa que se podía hacer ante el despido de personal en grandes empresas, que solución se puede aplicar a ello, y el responde que “el sálvese quien pueda no es solución, una empresa que despide gente, en lugar de despedir debe acoger, hay que demostrar que hay una sociedad solidaria, ahora se necesitan los grandes gestos”.

El periodista le dijo que le pueden argumentar que el directivo tiene una responsabilidad empresarial, las penurias que va a pasar ahora y el Papa se tomó un espacio de tiempo para contestar y dijo: “puede ser que no las sepa, pero sí se sobre las penurias que va a pasar el empleado/a el operario/a que se va a despedir”.

Termina diciendo“que aparecen realidades y se nos pide que nos hagamos cargo de esas realidades”.

-¿De todo esto que es lo que más le preocupa? – le preguntan.

El Papa dice “me preocupala Soledad; nosotros hemos tercerizado la convivencia, algunas veces vemos a una familia donde los padres están comiendo viendo televisión, los chicos cada uno con su teléfono y entre ellos no se comunican. En esta situación tan difícil dentro del hogar, los padres comienzan a escuchar a sus hijos de otra manera, los papás juegan con sus hijos porque no pueden salir, tienen tiempo para reencontrarse; hoy se siente la necesidad para acariciar a sus viejos, a sus abuelos, hay que reflotar la convivencia y esto tal vez sea uno de los logros que se pueda tomar de esta tragedia:recuperar la convivencia humana”.

Lo que la pandemia nos deja

Ahora bien, es evidente que esta crisis deja:trabajadores no remunerados; mujeres maltratadas y explotadas, niños hambrientos, desempleados, enfermos, grandes empresas que despidieron personal para ahorrarse dos o tres nóminas salariales

Sin embargo, tenemos la convicción de que los tres tipos de líderes por todos conocidos, van a seguir existiendo: el líder democrático, el líder autocrático y el líder “laissez faire” conocido comúnmente como el de “dejar hacer, dejar pasar”.

Pero contarán los tres con una misma característica, que los va a atravesar horizontalmente. Y esa característica común es la Solidaridad.

Y aquí déjenme compartir con ustedes un reconocimiento muy grande a los líderes de la Economía Social y Solidaria, porque este atributo común a los tres tipos de líderes, está en el ADN de cada uno de ellos, me refiero nuevamente a la Solidaridad.

Porque no se puede ser líder en la Economía Social y Solidaria sin ser solidario.Es el principal insumo para combatir esta crisis

Mutuales y Cooperativas dicen “Presente”

Hoy ha quedado de manifiesto como cada Mutual y Cooperativa, distribuidas a lo largo y ancho de nuestra Argentina, agudiza el ingenio para contener y satisfacer las necesidades de su comunidad.

Está presente en la salud, en el consumo-proveeduría, en el ahorro y el préstamo, en la provisión de servicios de energía y de comunicaciones, en la fabricación de alcohol en gel, barbijos, sabanas, colchones, respiradores y así podríamos seguir enumerando; pero lo fundamental es que no hay recursos ilimitados y los recursos que hay se distribuyen en forma equitativas entre toda la comunidad.

Tenemos liderazgos regionales presentes.

Cuando en este país hace más de 150 años estaba todo por hacer, los líderes regionales y solidarios encontraron en el Mutualismo y posteriormente en el Cooperativismo las herramientas fundamentales para satisfacer sus necesidades y ahora la historia se repite.

Albert Einstein decía que “la vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal, sino por aquellas personas buenas que se sientan a ver que pasa sin hacer nada”

Y esto nos dice que es el momento de los líderes activos, comprensivos, con sentido común, que se orienten a los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Pero fundamentalmente líderes solidarios con compromiso por su comunidad. 

Colofón: Reavivemos la Esperanza

Sabemos que este mundo va a cambiar, que los seres humanos van a cambiar, que los líderes van a cambiar. Pero hay que tener esperanza de que vamos a salir de esta situación.

Estoy convencido que cuando se llega a tocar el piso en la vida, -como en este caso- es mucho más fácil salir, porque se produce un efecto resorte y todas las comunidades cuentan con la vocación para salir lo más rápido posible y al mismo tiempo.   

Hay ejemplos muy contundentes de ello. Se vio en los países que vivieron la segunda guerra mundial, la depresión económica del 30, la crisis en argentina del 2001 y así podríamos seguir;se tocó fondo y se reconstruyó todo velozmente.

Debemos tener una fuerte Esperanza en los hombres y las mujeres que naturalmente tienen una fuerte capacidad de reacción y de reconstrucción.

Así pasó siempre que tuvimos una crisis y esta vez no va a ser la excepción”.

Compartir nota en Facebook
Juventud CAM con Lic Alejandro Russo
Juventud CAM con Lic Alejandro Russo
Lic. Alejandro Russo - Dra. Elisa Torrenegra
Lic. Alejandro Russo- Ing. Mario Cafiero
Lic. Alejandro Russo- Ing. Mario Cafiero
Mario Cafiero con Presidentes de Confederaciones
Mario Cafiero con Presidentes de Confederaciones