Social y Solidaria

Noticias Cooperativas y Mutuales

MENSAJE A LOS VARONES ARGENTINOS

Asociadxs activxs de la Asociación Mutual “grupo buenos ayres” se pronuncian:

Los varones de la Asociación Mutual Grupo Buenos Ayres invitamos a la reflexión en torno a los efectos del Patriarcado sobre nuestras masculinidades. La cultura de dominación machista propia del Patriarcado (que se expresó a través de una persona de tez blanca, ojos claros, propietaria y varón) ha posibilitado el colonialismo y el modelo capitalista, los cuales entendemos limitan y condicionan el desarrollo equitativo y saludable de todas y cada una de las personas.

El Patriarcado descarga principalmente su fuerza asesina sobre los cuerpos y subjetividades feminizadas, a través de la violencia de género y su expresión máxima los femicidios y travesticidios.

A partir de allí las expresiones de odio y violencia machista se esparcen sobre cada una de las identidades y orientaciones sexuales no hegemónicas, agravándose en el entrecruzamiento con variables como la clase social, la procedencia, la etnia, el color de piel, entre otras.

El Patriarcado hace base en un modelo único y rígido de ser varón, el Modelo Hegemónico de Masculinidad. Este busca naturalizarse y enquistarse en nosotros desde pequeños y durante todas nuestras tramas cotidianas. Se impone por diversos medios y sustenta estereotipos y roles asignados a la masculinidad produciendo efectos profundamente dañinos en nuestras vidas y comunidades.

El Modelo Hegemónico de Masculinidad nos enferma. Potencia ciertas capacidades pero invisibiliza y reprime otras como la expresión y manejo de sentimientos, emociones y deseos. Al buscar estas capacidades no permitidas en un otro, nos posicionamos como sujetos incompletos y va construyendo dependencia emocional.

Asignamos a ese otro un rol utilitario y nos alejamos de vínculos de paridad (un ejemplo de esto es el tan conocido mito de la media naranja) Pero nuestros cuerpos también se ven afectados por infartos, úlceras, accidentes cerebro vasculares, entre otras enfermedades medidas por la OMS.

Este Modelo Tradicional conforma un pensamiento rígido, binario, que no reconoce alternativas al conflicto y nos encierra en respuestas únicas y totalitarias dejándonos sin herramientas para afrontar las peripecias de la vida cotidiana. A su vez, no reconoce límites en el ejercicio del poder; esto conduce, para perjuicio de los vínculos, al abuso en sus múltiples formas.

Este Modelo Tradicional reprime y violenta nuestras diversidades. Es momento de dejar de pensar en un modelo único y comenzar a pensarnos como masculinidades en plural. No existe una única forma de vivenciar nuestros cuerpos y subjetividades. Es indispensable posicionarnos desde nuestras diversidades e interseccionalidades, como un abanico de posibilidades y realidades.

Ninguno de estos aspectos es de alguna manera natural, sino que es una construcción social, aprendida y trasmitida de generación en generación que busca perpetuarse en el tiempo. Desde nuestra institución creemos fervientemente en la posibilidad y el deber de transformación de este Modelo Tradicional de ser varón. Reflexionamos para tomar acción y transformar los pensamientos, sentimientos, comportamientos y conexiones opresivas para caminar hacia buenas masculinidades, en el contexto de la equidad y el desarrollo de las libertades, insertas en lo que designamos como Buen Vivir.

Apostamos a ello y a la completa erradicación de la violencia en cada espacio de nuestra sociedad. Apostamos a desarmar el Modelo Hegemónico de Masculinidad y construir otros más igualitarios, flexibles, empáticos y menos dañinos. Para ello revisamos las prácticas individuales y creemos en la construcción colectiva, afirmando la necesidad del compromiso de la pluralidad de masculinidades de nuestra Patria.

Buscando el aporte esencial de cada unx y en cada lugar con el propósito de construir una realidad mejor para todxs.

Varones de la Asociación Mutual “grupo buenos ayres”

Compartir nota en Facebook