Social y Solidaria

MUTUALIDAD FONDO COMPENSADOR DEL PERSONAL CIVIL DEL EJÉRCITO – FOCOMEJ –

Cuando se dice “Mutualidad Fondo Compensador del Personal Civil del Ejército” se incluye también al Personal de la Gendarmería Nacional porque así nació esta mutualidad. Con el apoyo del Ejército se funda el 1º de julio de 1972, fecha en que se firmó el acta constitutiva y luego adquirió la figura jurídica de una mutualidad.

Organizaciones Intermedias

Uno de los primeros militares en los albores de la patria que introdujo el concepto solidario de la ayuda mutua fue Don José de San Martín a través de los Montepíos que tenían por objeto evitar la mísera situación a que quedaban reducidas las familias de los servidores del Estado cuando estos fallecían y a partir de ahí las diversas colectividades españolas, italianas, polacas, judías, árabes, alemanas y otras, reforzaron estos conceptos.

Fue muy importante conformar este grupo de personas que necesitaban de todo, pero aun así se ayudaban entre sí; la autoayuda y la ayuda mutua fue elemental, es así que pudieron hacerse su vivienda y conservar sus costumbres.

Nacieron las grandes entidades mutualistas con su eficiencia, su especialización, pero también los clubes de barrio, sociedades de fomento, que requirieron un esfuerzo descomunal ya que después de trabajar la gente se obligaba a ir a colaborar con estas entidades. Era todo un honor ponerse el cuello duro, la corbata e ir a participar.

Eran tiempos en que los grupos de vecinos iban a representar a las entidades ante las paradas militares en los días patrios y en los actos patrios de las escuelas, era un honor conseguir las tarjetas para poder representar a su institución. De este modo la plena participación, el sentido de pertenencia a esta tierra, el sentido de argentinidad se manifestaba a través de la concurrencia a los actos patrios con organizaciones intermedias.

Y esta es la transferencia generacional que debemos hacer: la concurrencia más activa de los jóvenes a las Organizaciones Intermedias.

Corriente inmigratoria

Al principio del siglo XX, sorprende al país la masiva llegada de inmigrantes, que también se radicaron en las provincias, que construyeron sus casas con sus propias manos y con la ayuda de los vecinos. Muchos se radicaron en San Telmo, Pompeya, Parque Patricios.

En el año 1870 la clase alta de la Capital Federal vivía en San Telmo, sobre Av. San Juan, Av. Belgrano, Av. Entre Ríos y miraba al sur. Es el casco histórico de la ciudad. Pero al llegar la devastadora epidemia de la fiebre amarilla, que dejó miles de muertos en poco tiempo y la gente se mudó a otros barrios.

El cementerio del sur que estaba cerca de la cárcel de Caseros colmó su capacidad, y se abrió el cementerio del Oeste.

Las sociedades de socorros mutuos de las colectividades se construyeron con el esfuerzo de miles de inmigrantes y centenares de entidades mutualistas, que fueron legalizadas por la Ley 20.321, porque excedía al voluntarismo el hecho de brindar tantos servicios y tuvieron que ser reguladas.

Historia de FOCOMEJ

La Mutualidad Fondo Compensador Personal Civil del Ejército, se fundó el 1º de Julio de 1972 a instancias de lo que se denominó, “Comisión de Estudio de Factibilidad”, ordenada por el Comando en Jefe del Ejército, hoy Estado Mayor General de Ejército.

En su larga trayectoria de más de 47 años, los logros que se obtuvieron fue con el esfuerzo de varias generaciones de asociados, que en el primer momento eran muchos, aproximadamente 20.000 asociados y es así que se pudo desarrollar este Fondo Compensador Complementario.

FOCOMEJ comienza con muchos asociados: funcionarios del Estado Mayor, de la gendarmería, empleados del ejército. Pero al ponerse en marcha de los 20.000 asociados primitivos se produjo una decantación y quedaron 11.000 asociados con 8.000 asociados activos, pero las cuentas cerraban.

Más tarde se produjo el achicamiento de las estructuras militares y civiles con menos personal y eso llevó a un menor número de asociados. En el 2003, el Decreto 1138 del Poder Ejecutivo otorgaba al personal del ejército la posibilidad de optar por irse de la mutual y eso fue lo que ocurrió, quedaron la mitad de asociados.

Hubo que tomar decisiones fuertes: se tenía la posibilidad de la continuidad o de la disolución; las Asambleas sucesivas optaron siempre por la continuidad, aunque la capacidad financiera quedó reducida. La estrategia que se utilizó fue volcar los aportes de los asociados a la expansión de una variedad de servicios, que resultó ser una medida exitosa: se logró recuperar asociados, ahora sí en forma voluntaria. Luego, con sistemas informáticos tecnológicamente actualizados se comenzó a brindar una mejor atención.

Se sabe que cada día que pasa es más difícil la gestión, la cantidad de controles tanto del INAES como de otros Organismos del Estado obligan a la especialización y los Consejos Directivos no siempre están preparados.

Cuando nació la Mutual fue en acuerdo con la Fuerza y la había amparado el Ejército Argentino por 32 años en la sede de la Contaduría General y de un día para el otro había que ser mucho más firmes y brindar una diversidad de servicios. También se contaba con la circunstancia beneficiosa de haber comprado el 25 de septiembre de 2005, la sede social con 400 metros cuadrados en planta baja, sita en Avenida Presidente Julio Argentino Roca 751/53 (en el casco histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

El apoyo del sistema de capitalización se basa en la estructura patrimonial que se tiene. Se tomó el ejemplo del Fondo de la FFAA y se han adquirido algunos inmuebles.  El mutualismo hace las cosas bien, esto da la posibilidad de dar complementos muy necesarios, a la par de servicios funerarios, con acceso a viajes por Plataforma 10, con servicios turísticos entre otros importantes servicios que se brindan. También la Federación ha acompañado en los momentos más necesarios y el personal ha trabajado con el mayor empeño en los momentos difíciles. FOCOMEJ es un organismo vivo, en cuanto a la actividad y a la concreción de proyectos.

Colofón

Lo cierto es que, con objetivos muy claros los sucesivos Consejos Directivos han sabido conducir a la Mutual a buen destino. Se destaca el esfuerzo, el tesón y la capacidad para superar las dificultades y hacer realidad lo que en algún tiempo fueron sueños.

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Deja un comentario