Social y Solidaria

PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTO “EL CAMPO Y LA POLÍTICA 4”

Dr. Carlos Iannizzotto

Discurso del Dr. Carlos Iannizzotto, Presidente de CONINAGRO

“El documento “El campo y la Política 4” es una forma de ratificar la presencia de un CONINAGRO que quiere aportar su grano de arena a los que deben conducir el país que es la política, no la economía. Lo que deben conducir al país son las ideas y el contenido, no las maniobras electorales. Nuestra posición está resumida en tres puntos que responden al espíritu de este documento.

Apostamos a un país con materia gris, con pensamiento,con una actitud de desarrollo, de crecimiento y decididamente derrotar aquellos problemas estructurales que le hacen mal a la Argentina, que están vinculados al empobrecimiento de la persona, buscando el desarrolloy fundamentalmente la inserción en el mundo que la Argentina se merece.

Unidad

La unidad que se necesita en el desarrollo de las políticas, el desarrollo político social y económico que debe tener toda política en el campo agro industrial argentino y colaborar con un país federal, un país para todos los argentinos, en que no haya excluidos, provincias que se sientan fuera o productores que se sientan abandonados.

Somos amigos del trabajo y la unidad hay que trabajarla, no es espontánea. La unidad no es algo que se reclama, hay que ponerle sangre, sudor y lágrimas;es como la logramos en casa, con cariño, con fuerza, con conciliación, con paciencia, con tolerancia a los fines de poder consensuar y lograr los objetivos.

Desde CONINAGRO promovemos una cultura de encuentro que busca los consensos, la tolerancia. No hay más lugar en esta Argentina para confrontaciones, tenemos que buscar los muchos puntos que nos unen. Y esto lo hemos demostrado en el sector agro industrial con la presentación del documento que hemos preparado a la mesa de enlace, a la bolsa de cereales, a la bolsa de comercio. Son entidades afines donde el sector privado está mostrando una madurez hacia lo social, hacia el bien común, con la colaboración que queremos dar al sector político para que se construyan las políticas agro alimentarias para que el país salga de la pobreza y de la destrucción.

Muchas veces lo que logramos en el marco interno cambia la realidad. El tema de la unidad va de adentro hacia afuera, porque también es una actitud que tiene que tener cada uno en el interior de su alma, los instrumentos tienen que estar al servicio de las personas. Somos cada uno de nosotros exigentes de nuestra interioridad, de estos talentos para cambiar la Argentina con mirada a una Argentina potente basada en el diálogo y en la conversión.

Aquí los que no pueden cambiar de opinión, no pueden cambiar nada. En la Argentina tenemos que aprender a escucharnos, porque todos tenemos algo de verdad para decirnos,aunque no nos guste. Después de todo, esto es una frase de Einstein que me pareció interesante “el camino equivocado siempre conduce a alguna parte”.

Estemos donde estemos, no podemos bajar los brazos y tenemos que tener la actitud proactiva hacia adelante en un camino que habrá muchos responsables, algunos que tendrán cuestiones frente a la justicia; otros, circunstancias que por ahí no son muy claras. Pero la realidad es que estamos en un problema, y la pregunta es: o nos quedamos en el problema o nos concentramos en la solución. CONINAGRO se concentra en la solución, ir hacia adelante. El éxito, muchas veces pasa por no cometer varias veces el mismo error, para eso, tenemos que ayudarnos a no cometer los errores del pasado que se reiteran.

Desarrollo

El desarrollo es un concepto económico que esta vinculado a muchos factores, a la naturaleza, a la justicia, a la libertad,a la industrialización, a la bio industrialización, a muchos aspectos que hacen que un país esté desarrollado y no solamente por cuestiones de crecimiento del producto bruto.

Empecemos por la naturaleza, su cuidado es nuestra obligación; el cuidado del suelo que nos permite tener un lugar donde desarrollar lo que sabemos hacer,que luego seguramente se va a ampliar con las buenas prácticas ambientales y como tenemos que aprovecharla al máximo en este período que está vinculada a la bio industrialización, a la innovación y a la tecnología. La naturaleza no es propiedad de pocos, sino es un lote de todos que debemos custodiar.

El desarrollo puede ser considerado como un concepto de expansión, de libertades reales que disfruta la gente, debe estar al servicio de la persona y no al revés. El desarrollo está vinculado a una propuesta que es superadora, que es la educación. Tengamos presente que en este ciclo crecen los países capaces de acumular capital humano altamente calificado gracias a un sistema educativo de calidad. El documento de CONINAGRO hace hincapié también en esto de la masa crítica. Hay dos aspectos fundamentales que tenemos que ser conscientes que ni la innovación, ni la tecnología van a poder quitar: la capacidad del ser humano para manejar la máquina, la innovación, para trazar hacia donde uno quiere ir y el asociativismo que es el vínculo solidario para emprender proyectos de alta magnitud que revitalizan el mercado interno y lanzan a la Argentina a los mercados.

La tarea que efectuamos es grande, no se podrá hacer los próximos años un sostenido crecimiento sin inversión, particularmente el capital humano. Por eso necesitamos una educación, que esté dirigida a escuelas técnicas en las cuales surjan los técnicos que necesitamos para el desarrollo.

La ignorancia, fomenta la pobreza, aumenta la desigualdad, impide la movilización social que durante muchos años en la Argentina dejó un capital enorme y que últimamente la hemos postergado. Es el lugar donde los jóvenes no ven la posibilidad de su ascensión social ni de su futuro. Tenemos que ayudarnos entre todos.

El desarrollo requiere la eliminación de importantes fuentes de ausencia de libertad, como son la pobreza, y la tiranía. Oportunidades económicas escasas, privaciones sociales sistemáticas, falta de servicios públicos y la terrible falta de conectividad en los aspectos físicos y la conectividad no física. La infraestructura en la Argentina es uno de los grandes problemas que tenemos. Por nuestro camino cooperativista entra la producción, entra y sale la educación, entra y sale la salud. Por eso el desarrollo, está vinculado al desarrollo social de las personas. 

El desarrollo puede ser considerado como una expansión de la libertad, en donde la persona puede elegir su futuro y el de su familia, porque si hay algo que está vinculado al desarrollo es la célula básica de la sociedad que es la familia por la cual todos nosotros estamos vinculados con todo nuestro cariño y con nuestro compromiso como personas. Entones, no desvinculemos el bien común ni las políticas económicas a lo que es central al ser humano.

Necesitamos un Estado hábil, que juegue un papel protagónico, que planifica, controla, acompaña subsidiariamente en la construcción de un tejido social fuerte, que le otorga al hombre y a la mujer igualdad de condiciones. CONINAGRO promueve esta situación de igualdad frente a la desigualdad. El sistema financiero no puede ser un fin en sí mismo. No puede ser que en la Argentina el sistema financiero domine a la economía, que sea utilizado como instrumento para mantener el valor cambiario o el tema inflacionario.

Queremos que haya crédito en la Argentina, que el sistema financiero sea el apalancamiento del esfuerzo diario que invertimos en nuestros campos, en nuestras fincas en nuestras chacras. Necesitamos salir de un círculo vicioso en donde no tenemos horizonte crediticio a un horizonte en donde la inversión y la vinculación a la innovación y la industrialización de la mano del crédito,sea posible en la Argentina.

El cooperativismo y la Economía Solidaria, a partir de este documento,trabajan en nuevas alternativas que posibilitan a nuestros productores y a nuestras cooperativas y al mundo agro industrial, tener otras herramientas financieras que existen en el mundo y que lamentablemente en nuestro país frenan nuestro desarrollo y crecimiento.

El futuro de este país está marcado por la necesidad de dólares y la generación de empleos. La falta de divisas es pronunciada y es la que históricamente nos ha llevado de crisis en crisis periódicamente, dejando a millones de compatriotas en la pobreza. Hay que aumentar la actividad para que aumente el empleo, la recaudación y que las exportaciones aporten divisas genuinas para poder palear lo mencionado.

Necesitamos, y en CONINAGRO lo proyectamos, un nuevo espacio social para tener acceso a la innovación y a la tecnología. Para no expulsar más trabajo, sino que esa innovación y esa tecnología instruya a nuestros jóvenes para que tengan un horizonte y se queden en el campo para proveer la riqueza y el desarrollo que necesitamos.

Necesitamos de formas tributarias sin costos laborales accesibles que acaben con la informalidad y la marginalidad que es inaceptable este hecho en nuestra sociedad. Una Argentina que incluya lo agropecuario, lo agro alimentario, lo bio económico, lo bio tecnológico, lo bio energético, la bio masa con esta idea de generación desde lo económico, el agro industrial proveerá a la Argentina lo suficiente para salir de la situación de atraso que tenemos. Tenemos que también cuidar nuestra soberanía territorial en esta economía del conocimiento de las cuál formamos parte, no podemos obviarla ya que también merece la protección legislativa necesaria.

Desde CONINAGRO no demonizamos a nadie, pero que cada uno ocupe su lugar. Que vengan las inversiones, pero mirando nuestra cerca y cuidando nuestro empleo.

El concepto de desarrollo sustentable en definitiva es el resultado de una acción concertada que impulsa el moderno desarrollo económico compatible con la conservación del medio ambiente y la equidad social.

Un país federal

Esto es CONINAGRO, la territorialidad, la profundidad y la capilaridad que tiene de todas nuestras producciones para las que hoy estamos buscando alternativas de crecimiento, para mejorar aún más su desarrollo. El espíritu asociativo nos lleva a impulsar la política agro industrial encarnada entre el agro y la industria en una alianza estratégica que nos llevará a conquistar el desarrollo integral en la Argentina. Basta de discusiones bizantinas entre el campo y la industria, sino en una unidad que se proyecte a una Argentina de crecimiento.

El cooperativismo tiene un capital fundamental en este esquema de desarrollo nacional. Nuestras empresas son 100% nacionales y como mencioné anteriormente, que vengan capitales e inversiones extranjeras, pero,el capital nacional del cooperativismo es un patrimonio que nos enorgullece y queremos que esté a la altura de las inversiones y de las empresas más grandes internacionales, porque esa competitividad nos va a ayudar a todos a crecer.

El asociativismo da escala y posibilidades para que los pequeños productores y pymes, compitan en el mercado interno y accedan al mercado internacional, bajen sus costos y que tengamos la posibilidad de llegar también a la exportación de los bío productos.

Las Economías Regionales tienen un potencial económico que quizás no esté medido, pero un porcentaje altísimo está vinculado al poder de facturación que tienen los commodities. Son más de 39 las producciones que están dentro del ámbito de CONINAGRO, necesitamos la potencialidad de las Economías Regionales que han sido postergadas, abandonadas y la existencia del crédito para ellas.

Necesitamos políticas diferenciales, porque los ciclos agrícolas de nuestras producciones, donde la diversidad exige que se vincule el trabajo entre lo público y lo privado, para poder desarrollar una Política de Estado, que cada uno de esos productores tengan la esperanza que hay un Estado que los acompaña, una organización gremial que los respalda,un mercado interno y un mercado internacional que está listo para recibir el esfuerzo de cada mañana, de cada invierno o de cada verano. Necesitamos políticas diferenciales, una política que nos escuche. Necesitamos que la política abandone el Estado vinculado a las maniobras electorales para estar unidos a una política de contenidos, que hable de la persona, de la familia y del desarrollo y de cómo vamos a alcanzar este desafío de la industrialización hacia el cual camina el mundo.

Nosotros humildemente, desde que planteamos la Ley de Economías Regionales junto con varios directivos, empresas, senadores -donde nos acompaña la senadora Gioli que fue una de nuestras grandes presentadoras del proyecto en el congreso–que plantea audazmente una modificación en el lema productivo argentino para que tenga facilidades al financiamiento y atañen a la reforma tributaria.

No estamos a favor de las retenciones para que quede claro. Sí estamos a favor de la eliminación de la pobreza y las situaciones de emergencia social que se viven en muchas de nuestras economías y por eso, creemos que tenemos que tener una mirada audaz, el éxito está en no repetir los mismos errores del pasado, sino en tener una mirada diferente y atrevernos a mirar a las Economías Regionales como centro de emprendimientos, de riqueza que pueden establecer nuevas alternativas y diversidad de producción.

Esto nos lleva a la idea de un país federal, que abarca pluralidad como un esquema estratégico para desarrollar todo el país y que sea menos lo urbano que nos ahoga.

Nosotros tenemos la posibilidad de tener esta alternativa estratégica. Ratifica el documento la naturaleza jurídica del cooperativismo como empresa cooperativa que brindan servicios, no que somos empresas para producir más venta, sino para que nuestra unión facilite que cada uno junto a sus productores puedan ser competitivos. Necesitamos que este esquema asociativo y estas alianzas estratégicas, sean apoyadas para alcanzar el mercado nacional y el mercado internacional.

Colofón

Y termino con una frase de nuestro Papa Francisco:“La humanidad tiene aún la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común, el ser humano es todavía capaz de intervenir positivamente. Los seres humanos son capaces de degradarse hasta los más increíbles extremos, pero también pueden superarse para volver a elegir el bien y construir el bien común”.

Compartir nota en Facebook