Social y Solidaria

Retener al asociado

MOTIVACIÓN PARA ATENDER AL ASOCIADO

Sugerencias para que las personas que atienden a los asociados den lo mejor de sí mismas.

1 – El directivo debe asumir su liderazgo
“Como Ud. trate a su equipo, su equipo tratará al asociado”.
Por eso se tiene que dar importancia a las personas que tratan a los asociados. Se debe generar una relación cálida en la que se hable de las aspiraciones laborales, hay que averiguar qué motiva a cada colaborador para trabajar mejor.

2 – Hay que cumplir una misión
En la misión está la diferencia de la entidad, es por eso que expresamente se debe explicar quiénes somos, para quienes estamos trabajando y de qué manera cada uno en su puesto de trabajo aporta al cumplimiento de la misión.

3 – Las metas deben ser alcanzables
Si las metas se sobredimensionan, la persona se desanima y es muy frustrante. En cambio, deben fijarse metas posibles de cumplir, ya que es muy motivador alcanzarlas, inspiran en el trabajo y proporcionan la confianza para llegar a logros mayores.

4 – Debe recompensarse un buen desempeño
Si se ha obtenido la mejora de imagen y el reconocimiento de la entidad por la acción del equipo de trabajo, entonces se debe buscar la recompensa según se valore a cada persona: un viaje, un curso, un día franco. Y sobre todo hacerle saber que se la valora.

5 – Sea auténtico al dar un reconocimiento
Todos necesitamos reconocimiento, si alguien se lo merece hay que reconocerlo con el corazón y francamente. La persona que lo recibe lo percibirá.

6 – Sea un directivo que escucha
Escuche todas las opiniones, tenga confianza en su equipo. Después de todo, conocen al asociado mejor que Ud. Lo contrario desmotiva.

7 – Cambie o separe del equipo a quien no funcione
Es un error mantener en el equipo a personas que no están capacitadas o no hacen el esfuerzo para merecerlo. Es malo para la misma persona que sabe que no llega a las metas, y también desmotiva a todo el grupo. No cometa este error. Todos van a estar mejor si hay un cambio.

La experiencia que se tiene es motivo de satisfacción, porque seguramente hemos llegado a tener grandes logros. Sin embargo, muchas veces esa experiencia no resulta significativa ante nuevas circunstancias, ya que se han producido importantes cambios que han modificado el estilo de vida de los asociados, especialmente por los impactos que provoca la tecnología en la vida diaria. Por lo tanto, la forma de resolver los inconvenientes ya no puede ser igual que antes. Necesitamos re-aprender a actuar en la vida.

También nuestras entidades tienen que adaptar a los nuevos tiempos su manera de hacer las cosas, dado que de eso depende su supervivencia. Y los cambios lo único que nos aseguran son más cambios, ya que cuando aprendemos algo, al poco tiempo queda obsoleto, por lo tanto, lo único que nos asegura la vigencia como directivos de nuestras entidades y a nuestras entidades como referentes en cada comunidad, es la capacitación permanente. Esto deviene en una adaptación continua.

Si asumimos esto como real, el camino a emprender será tan o más satisfactorio que los anteriores logros, porque habrá una superación personal sin precedentes en nuestra vida y en la vida de nuestras entidades. Y este es nuestro desafío.

Las buenas ideas

El componente de valor inapreciable

Compartir en Facebook