Social y Solidaria

INSTITUTO MOVILIZADOR DE FONDOS COOPERATIVOS

*/

INSTITUTO MOVILIZADOR DE FONDOS COOPERATIVOS

El Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos – IMFC – es una entidad federativa o cooperativa de segundo grado, fundada el 23 de noviembre de 1958 en la ciudad de Rosario, Pica. de Santa Fe, a instancias del Congreso Argentino de la Cooperación.

En el orden nacional, el Instituto Movilizador está asociado a la Confederación Cooperativa de la República Argentina – Cooperar – y a nivel mundial, integra la Alianza Cooperativa Internacional – ACI.

El IMFC cuenta con 109 cooperativas asociadas, las cuales abarcan diferentes ramas de la actividad económica.

Desde abril de 1966, el Instituto edita el quincenario “Acción” dedicado a la información general – política, económica, cultural e internacional -, además de información del ámbito cooperativo.

En el plano cultural, el IMFC creó en 1973 el Instituto de la Cooperación Idelcoop – Fundación de Educación, Investigación y Asistencia Técnica y en 1998 puso en marcha el Centro Cultural de la Cooperación «Floreal Gorini».

Objetivos fundacionales

Fue creada para difundir los principios y valores de la cooperación, representar a sus cooperativas asociadas ante los poderes públicos, promover la creación de cooperativas y movilizar, a través de una red solidaria, los fondos ociosos de las cajas de crédito cooperativas, entre las regiones del país, según los requerimientos estacionales de la actividad económica.

Esta función fue interrumpida en 1966 como consecuencia de las medidas restrictivas a la operatoria del cooperativismo de crédito impuestas por un gobierno de facto.

Historia

La fundación del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos S.C.L. fue decidida por los asistentes al Congreso Argentino de Cooperativas desarrollado en Rosario los días 22 y 23 de noviembre de 1958. Surge de la necesidad de obrar en conjunto en defensa del cooperativismo. Su objetivo fue “centralizar, compensar y encauzar el movimiento emergente de las operaciones realizadas por las cooperativas asociadas, inspiradas en los nobles postulados de la cooperación”.

A través de la intensa y multifacética labor de la institución, entre 1958 y 1966, el IMFC fundó cerca de mil cooperativas de crédito en casi todo el país, de las cuales continuaron funcionando alrededor de cuatrocientos cincuenta tras el golpe de Estado.

Luego de la reforma financiera de 1977, la mayoría de esas cajas de crédito se fusionaron para dar origen a setenta y seis bancos cooperativos, cuyo único heredero, resultante de un proceso de fusiones y absorciones, es el Banco Credicoop Cooperativo Limitado.

La actividad del IMFC significó un respaldo y un perfeccionamiento operativo muy grande para el cooperativismo de crédito argentino, en un proceso que apoyó también el desarrollo local y el progreso social de muchas localidades de todo el país.

El detalle de las cooperativas que participaron del Congreso indica que estaban presentes delegados de 23 cajas de crédito y 25 cooperativas de otras ramas, procedentes de nueve provincias: Gracias a su gestión de promoción y apoyo, las cooperativas de crédito que en 1958 eran 197 – de las cuales 124 estaban instaladas en Buenos Aires- llegaron a ser 974 en 1966, distribuidas por todo el país.

En marzo de 1959 el Consejo de Administración del Instituto decidió comenzar a operar mientras tramitaba la personería jurídica, invitando a las cooperativas que se estaban creando con su apoyo a hacer lo mismo.  En el mes de junio dio inició a las operaciones de canje recíproco, las que a fines del 1er. ejercicio involucraban a 257 cooperativas.

Tras el Golpe de Estado de 1966, la autodenominada Revolución Argentina promovió un brutal ataque contra el movimiento cooperativo que incluyó, entre otras normas restrictivas, la clausura de la cámara compensadora operada por el IMFC.

Como consecuencia del ataque estatal, a comienzos de la década del 70 sólo sobrevivían alrededor de 450 cajas de crédito.

La reforma financiera impulsada en 1977 por el autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional” se propuso excluir al cooperativismo de crédito al plantear la eliminación de la forma jurídica cooperativa como base de estructura de servicios bancarios.

Mediante una importante movilización político-social encabezada por el IMFC se consiguió modificar parcialmente el propósito inicial, ya que la «Ley» 21.526 de Entidades Financieras de 1977 vedaba a las Cajas de Crédito la posibilidad de operar en Cuentas a la vista, pero les otorgaba la posibilidad de que se transformen en Bancos Comerciales conservando su forma jurídica cooperativa.

Banco Cooperativos

Como resultado de esta situación, 273 de las 375 Cajas de Crédito existentes optaron por transformarse en Bancos Cooperativos. De ellas, 41 Cajas lo hicieron en forma individual y 232 lo hicieron fusionándose con otras, dando origen -entre 1978 y 1979- a un total de 77 nuevos Bancos Cooperativos.

El único sobreviviente del largo proceso de fusiones y absorciones a que obligaron las políticas económicas aplicadas durante las décadas del 70 y 80 es el Banco Credicoop Cooperativo. Ltdo.

Asimismo, el Instituto fue precursor en el desarrollo de las tarjetas de crédito en el país, creando en 1980 la Tarjeta Cabal la única tarjeta de crédito de carácter cooperativo en el mundo.

Fuente:  IMFC- Wikipedia y elaboración propia

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Más Noticias