Social y Solidaria

Editorial Dra. Estrella Asquineyer

TOCAR FONDO Y PARA ARRIBA

En este momento la dirigencia del sector cooperativo y mutual de la Argentina se reúne constantemente con los flamantes funcionarios, ya que desde el gobierno se afirma que las cooperativas y mutuales están en la Agenda Pública y que se lo tiene en cuenta para que se desempeñen como complementarios al Estado.

Lo novedoso es que hay accesibilidad para obtener las reuniones, aún en temas conflictivos como las retenciones para el sector agropecuario. En tanto, en el sector cooperativista agropecuario hay alertas y reuniones autoconvocadas, mientras la máxima dirigencia trata de negociar con los diversos ministros por este tema históricamente conflictivo.

Qué enfrentamos

Lo cierto es que la Argentina no es un país pobre, es un país rico.Sin embargo los índices de pobreza son impactantes; mucha gente no tiene trabajo y otros tantos no tienen la práctica de trabajar- hay familias en que personas de varias generaciones no han trabajado nunca-; tenemos un deficiente sistema público de atención a la salud; hay inseguridad creciente; también  inseguridad jurídica que viene con el agregado de la impunidad; la especulación financiera, que perdió el bíblico concepto de usura; y  tal vez pensamos que no merecemos más de lo que tenemos, porque ¡hasta nos negamos la esperanza de un futuro mejor!.

Sin embargo, se pueden enfrentar estos desafíos con la fuerte convicción de que es posible superar las adversidades. En la vida personal, cada uno de nosotros lo sabe. Hemos dado batalla a todo lo que se nos vino encima diciendo que “vivimos en Argentina” donde todo puede suceder.

Viejas recetas

Nos preguntamos si se repetirán las viejas recetas, aumento de impuestos y baja de salarios: fórmula tradicional para lograr más recesión, con mayor evasión, con baja del consumo interno y riesgo de la paz social. Este cóctel ya se aplicó varias veces en la Argentina. Aunque no están claras las medidas que se van a tomar, pensamos qué, aunque estén acotadas las posibilidades por el endeudamiento del país, primará la lógica y el sentido común.

Dar tiempo

Se entiende que hay que conceder un tiempo a los nuevos funcionarios para que tengan la posibilidad de actuar con serenidad, y de este modo respetar como corresponde las prácticas democráticas que promueven el diálogo y la participación ciudadana.

Sería injusto y apresurado presionar a un flamante funcionario, hay que dar tiempo; pero, todos sabemos que se necesita que se difunda con claridad la situación actual y los fundamentos de las medidas que se vayan tomando, que el sector sepa que lo que estaba mal encuadrado se puede deshacer, que se respete la identidad de nuestras instituciones  y que surja un acompañamiento que responda con la grandeza de los altos propósitos que representan los dirigentes de la Economía Social y Solidaria.

Recuperar confianza

De todas formas, es imperativo que la clase política recupere la confianza de la población. ¿Será mucho pedir conducta intachable y práctica de Valores? Si se pide austeridad a la ciudadanía, hay que saber que se predica con el ejemplo, ya hay caso de concejales e intendentes que han reducido sus honorarios. En las localidades del interior los funcionarios se han dado cuenta que no existe más el cheque en blanco en forma de voto y que los tiempos y las exigencias cambiaron. También hay que saber que en la ideología popular todo el sistema político está bajo sospecha. Por eso es necesario trabajar con transparencia en la gestión. Es difícil y hasta tenemos pudor de asumir, que a los problemas que ya tiene el país le tenemos que agregar el de la honorabilidad.

Adonde estamos

En datos brindado por las estadísticas de la ONU, Argentina fue el país con mayor caída industrial del mundo entre 2016 y 2019. La baja fue del 12,2 % en los cuatro últimos años. Tenemos mucho que hacer, mucho para recuperar.

Fue necesario haber cruzado todos los límites, casi perder nuestra identidad, para que descubramos que se justifica el esfuerzo por superar esta lamentable situación que nos toca vivir.

Colofón

Si los cooperativistas y mutualistas nos comprometemos a cumplir nuestras obligaciones cotidianas dando ejemplos de transparencia e integridad; si podemos tejer alianzas con las fuerzas vivas de nuestra comunidad para lograr que nadie se quede atrás; entonces, daremos un ejemplo a imitar y estaremos aportando algo esencial: fortalecer a nuestra Patria para que nos cobije a todos.

Compartir nota en Facebook
Estrella Asquineyer
Estrella Asquineyer
Reuniones
Reuniones
Trabajo en construcción