Social y Solidaria

Noticias Cooperativas y Mutuales

VALORES: TOMAR PARTE Y HACERSE CARGO

El mutualismo y el cooperativismo está enfocado en los Valores en cada una de sus acciones; en cada intercambio con su asociado o con la comunidad de la que participa activamente. Este “tomar parte y hacerse cargo” es una necesidad de las entidades de cada comunidad, que espera que se discuta el tema de Valores entre la dirigencia.

Mientras tanto, desde la base, se realizan acciones para colaborar y lograr una mejor comunidad. Los buenos ejemplos, para que sean tomados y derramados en el resto de la sociedad, deben darse desde quienes desempeñan los cargos públicos y privados de máxima responsabilidad en cada lugar.

Nuestras entidades cooperativas y mutuales tienen enroladas a personas que aplican su vida en causas tan nobles como lo es el ejercicio de una labor de construcción social permanente y sin duda son los referentes válidos que dan los mejores ejemplos.

Pero todo esto, debe acompañarse desde las propias entidades con una estrategia apropiada, y si eso fuera posible, consensuada con una dirigencia mutual y cooperativa que debe considerar que de los Valores hay que hablar siempre, refrescarlos, ponerlos sobre el tapete, porque son demasiados los malos ejemplos que se ven a diario y que naturalizan las conductas impropias.

Es muy pequeño nuestro margen en la vida diaria para mantenernos estrictos sin el contexto social que nos avale.

Nuestros Valores y su autenticidad

Cuando se proclaman Valores, pero no se cree en ellos, o sea, que nuestras expresiones no son auténticas, resultan destructivas de todo lo que hagamos; se nos escucha con cinismo y habrá ironías; los colaboradores no nos creen; los asociados se alejan, y nuestra autoridad se desmerece.

En realidad, estas proclamas de Valores son deshonestas y nada significan.

Sin embargo, los Valores son la razón de la existencia de una entidad y contribuyen a mantenerlas erguidas. Son los que hacen la “diferenciación” ya que señala una manera de que la reconozca la comunidad que la contiene.

Los Valores de los Fundadores, deben preservarse siempre. No encontramos ningún motivo para apartarse de ellos o ponerlos en riesgos ni siquiera por hacer algo que convenga a la entidad. Son Valores estables y permanentes.

Ellos nos dicen, si sabemos escuchar, el “por qué” nuestra entidad tiene vigencia.   

Proclamar Valores sin contenido

No queremos pensar que haya en nuestro Sector Social y Solidario entidades vacías de Valores, que los declaren por mera formalidad y sin contenido.

Una organización que declare los Valores, pero que no crea en ellos, en forma irremediable irá perdiendo sus fines nobles y se va a ir degradando; no tendrá tantas oportunidades de afrontar tiempos difíciles con éxito y perderá su posibilidad de persistir en el tiempo.

Al cambiar el concepto de “fin útil y solidario” por un fin político u otros fines se perjudica mucho a nuestras nobles entidades.

¿Quién podría confiar en directivos que no tienen credibilidad?

¿No es acaso, que se hacen interacciones con la mutual o la cooperativa por una cuestión de confianza?

Colofón

Los mortales a veces equivocamos los caminos y no recordamos que el poder siempre se pierde de un modo u otro por conclusión de mandatos o por el fin de la vida y lo que trasciende es el aporte significativo que hemos hecho a otras personas, agradecemos siempre a quienes nos han enseñado algo y en el caso de un mandato, recordaremos las buenas gestiones.

Es tiempo de Valores, son a la vez guía y camino.

Fuente: Estrella

Compartir nota en Facebook