Social y Solidaria

Noticias Mutuales

REUNIÓN INTERNACIONAL Y EL MODELO ARGENTINO

La Lic. Nora Landart Coordinadora de la Comisión de Género de la Confederación Argentina de Mutualidades -CAM-, tuvo una importante participación en el encuentro internacional convocado por la Alianza Cooperativista Nacional de México -ALCONA- con el eslogan “La Economía Social y Solidaria como modelo alterno para una nueva realidad mundial”

“La profundización de la crisis económica tiene una estrecha relación con la pandemia, ya que, con el aislamiento se nos impuso no poder amortiguar el impacto en la economía.

La Economía Social y Solidaria emerge en este contexto histórico como alternativa alterativa del orden vigente; es necesario que en todos los países de la región se dé un marco jurídico que nos permita realizar las actividades interpretando la naturaleza de la misma, que está asociada intrínsicamente a brindar servicios.

Nuestra intervención es política

Las mujeres que nos ocupamos de la problemática de género articulamos los conceptos de cooperación, solidaridad y democracia y no nos quedan dudas que más allá de lo económico y lo social nuestra intervención es política no solo por un imperativo ético sino también de supervivencia, porque cuando la política que se aplica es neoliberal ataca directamente a nuestro sector.

Por todo esto, urge lograr una legislación específica que responda a las necesidades de esta alternativa que tiene como propósito la economía humanitaria. Esta legislación debería ir incorporando la participación equivalente de género en los espacios de decisión y tiene que comprometer la participación de las mujeres y la juventud en los procesos de argumentación de la misma.

Modelo argentino a considerar

De este modo volvemos a mostrar nuestro modelo sin ninguna otra pretensión de que sea inspirador para terminar en un proceso instituido que va a permitir avanzar.

Coincidimos con la necesidad de Estados fuertes, respetuosos de la dignidad humana y desde la perspectiva feminista necesitamos también garantizar el desarrollo autogestionario y de nuestra Economía Social y Solidaria.

En disposición de articular y siempre respetando nuestras autonomías e independencia;el modelo argentino, es un modelo a considerar por la integración representativa de cada sector, que también tiene la posibilidad de elegir a quién representa nuestros intereses en los Organismos del Estado.

Más allá del Estado, más allá de las condiciones de mercado y de las coyunturas político partidarias, hay algo que se ha fortalecido en este tiempo y tiene que ver con la labor comunitaria; con la manera en que nos organizamos cooperativamente.

Todo esto se enlaza al propósito de crear con perspectiva de género una red nacional y regional.

Y es así como hemos podido asistir a la visualización de como emerge nuestra potencialidad como proyecto histórico político y también como modelo de gestión.

La importancia de los Valores

Los Valores hoy cobran visibilidad; forman parte de nuestra práctica cotidiana porque es necesario que esa práctica sea coherente con los Valores que pregonamos.

Los cuidados como tarea esencial

Esta crisis que sabemos que es planetaria, sanitaria, ambiental y económica, puso sobre la mesa la dimensión de los cuidados como una tarea esencial que sigue estando distribuida inequitativamente y afecta particularmente a las mujeres.

Esto es para que la Economía Social y Solidaria ponga este tema en Agenda particularmente en la Argentina. También, tenemos que reflotar el Observatorio de la Comisión de Equidad de Género de CAM, porque hay que elaborar diagnósticos, hacer avances en cuantificar; de qué manera este derecho a cuidar, a ser cuidados y al autocuidado está comprometiendo el hacer en nuestras organizaciones.

Trabajo y empleo

Comparto también lo que se ha convertido en un eje transversal en las preocupaciones y ocupaciones del mutualismo argentino y que tiene que ver con el análisis de la categoría trabajo y empleo, porque hay una responsabilidad decisional que nosotros estamos empezando a plantear y que son desafíos.

La responsabilidad y compromiso tiene que ver con la incidencia de la innovación tecnológica y de que manera nosotros nos vamos reconvirtiendo para realizar la tarea, manteniendo desde la Economía Social y Solidaria el empleo, que no es lo mismo que el trabajo.

Esta situación nos obliga a mirar al interior de nuestras organizaciones, con la incidencia que tienen en la comunidad, ya que la mutualidad desarrolla un trabajo comunitario muy importante, a través de distintos proyectos.

Cuando hablamos de género, hemos mostrado un compromiso diferenciado.

Hace trece años que la mutualidad en la Argentina, ha replicado en todo el país una campaña que se denomina “De buen trato” que es lo que viene a poner en tensión aquellos estereotipos y conductas que es necesario de construir y reconstruir con los niños, con las niñas y con los adolescentes. Con estos últimos nos planteamos un trabajo muy desarrollado que tiene que ver con la educación mutual y la educación cooperativa.

Dimensión cultural y organizativa

Algunas cuestiones que creo que debemos considerar en la dimensión de la cultura organizacional y organizativa, es que tenemos que trabajar con perspectiva de género en democratizar y se democratiza generando las condiciones para que la participación se dé, este es un proceso complejo, gradual que debe surgir de abajo hacia arriba.

En este tiempo histórico tenemos una Secretaría dentro de la Confederación Argentina de Mutualidades; en este proyecto que estamos sosteniendo se ha logrado una participación del 30% de mujeres, aunque seguimos trabajando para construir una participación equivalente.

Hablamos de ensayar nuevas formas de resolver los problemas, volvemos a poner la cuestión de los imaginarios sociales, porque son inseparables de la cuestión del poder.

Nosotros sabemos lo que ponemos en tensión cuando abrimos el abanico a la participación de las mujeres, la diversidad y los jóvenes: estamos poniendo en tensión los espacios de poder, que tienen que ver no solamente con lo que somos sino con lo que queremos ser. Hoy son los varones únicamente los que ocupan los espacios en la dimensión organizativa.

Reivindicar la cuestión de género

Las mujeres, más allá de nuestras luchas, tenemos que saber que tenemos que salir del lugar de la comodidad, porque cuestionar, requerir, tensionar, reivindicar nuestros derechos, es salir necesariamente de un lugar de comodidad.

Hay que revisar roles y funciones; desde donde miramos a las asociadas y asociados que demandan nuestros servicios.Y una tercera dimensión que es histórica, es necesario que revisemos el proyecto histórico político que tenemos de manera que lo adecuemos a las necesidades de estos tiempos.

En consonancia con el feminismo, nosotras intentamos construir otra narrativa, más allá del Estado, más allá del mercado, por eso coincidimos cuando se habla de recuperación económica y de resiliencia social.

Tenemos que caminar conjuntamente con todos los actores y actoras de nuestras organizaciones, tenemos que construir un espacio seguro y justo para la humanidad, por eso es que, además de una alimentación adecuada, de educación, de la seguridad alimentaria, estamos reivindicando la igualdad de género. Debemos fortalecernos con nuestras capacidades, desarrollar la resiliencia y la participación política.

Colofón

Hace un tiempo, también con la participación de COLACOT, una feminista, historiadora, socióloga argentina que es Dora Barrancos, nos daba una capacitación de género magistral, en dónde nos decía que “para ser felices hay que tener dignidad. Para tener dignidad hay que ser absolutamente equivalente, tiene que ser absolutamente equitativa la vida económica y la vida social y por tal razón la injusticia de género no va a convertir en posible la justicia social”

Compartir nota en Facebook
Lic. Nora Landart
Lic. Nora Landart
Placa virtual
Lic. Nora Landart
Lic. Nora Landart
Lic Landart
Lic Landart