Social y Solidaria

COOPERATIVAS Y MUTUALES: QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS

Virginia Gamba

Representante de Naciones Unidas por los conflictos armados y niños. Colaboradora de ODEMA Y de la Unión Mundial de Mutualidades

La nueva Agenda de desarrollo tiene como objetivo enfrentar un mundo que se enfrenta a desafíos en una escala sin precedentes, los conflictos violentos en África, Medio Oriente cada vez más crecientes en toda la cuenca del caribe, no sólo afectan la vida de millones de personas, sino también contribuyen al mayor desplazamiento de personas que se ha visto en el mundo, desde la segunda guerra mundial. Los niños que representan la mitad de la población afectada por el conflicto, siguen siendo las víctimas invisibles, ellos son los más afectados por el conflicto armado, y los esfuerzos para protegerlos enfrentan cada vez mayores dificultades.

Los países como Siria y Yemen y muchos más los niños son asesinados, mutilados, reclutados, utilizados como niños soldados, también son secuestrados y sometidos a violencia sexual. Las escuela y hospitales, son atacados constantemente o militarizados para impedir su uso por los niños. Están inhabilitados para recibir asistencia básica, como una vacuna contra la polio que permita salvar su vida.

Es difícil hablar de esto desde un punto tan austral como la Argentina y como es su realidad, cuando hablamos de las cifras de ancianidad, en la mayoría de los países estamos viendo que la mitad de la población global tiene menos de 24 años, los jóvenes y niños ya no son el futuro, son el presente, lo vemos en todas las circunstancias, cada vez más jóvenes son políticos, presidentes, ministros. Mientras tanto,  jóvenes entre 14 y 24 años son abusados y usados en los conflictos y están el centro de la violencia, se los coacciona para cometer acciones violentas también, con lo cual los niños son víctimas, porque fueron victimizados, o porque han perpetrado acciones de violencia muchas veces a otros niños.

Se reportan al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas violaciones contra niños en todo el mundo: mutilación de niños, uso de los niños en conflicto, abuso sexual, secuestro, ataques a escuelas y hospitales y negación de asistencia humanitaria

Cuando uno mira esto, hay muchas acciones en contra de niños y casos muy aberrantes de secuestro de niños en situación de conflicto armado para traficar con ellos o para explotarlos o usarlos como bomba humana, que es también un ataque contra el género.

Estamos hablando de 260.000 niños damnificados en forma directa en conflictos armados y afectados unos cuatro millones. Ellos son piezas clave para constituir la sociedad pacífica en los objetivos de la Agenda 2030.

Por año, son liberados unos 10.000 niños quebrantados por conflictos que necesitan asistencia para su reintegración social. Desde el año 2000, fueron recuperados unos 130.000 niños soldados amparados por programas de Protección Infantil de las Naciones Unidas. Hay que agregar a este número los casos de niños sometidos a violencia sexual que también necesitan asistencia. En los países afectados por guerras las escuelas están cerradas, la economía se ha derrumbado y la asistencia social es inexistente.

De los 20 países africanos de la UAM, dos están en conflicto, cuatro hay que recuperarlos, porque son post conflicto, y el resto son países con una baja cobertura en seguridad social. Pero los países más fuertes ayudan al resto, porque están más seguros ayudando al vecino.

La violencia está atravesando fronteras, se trata de convencer que dejen libres a los chicos, para que los podamos recuperar, la mitad de los chicos no vienen del país en que se recuperó, han sido víctimas del crimen organizado, y han traspasado sus fronteras, en la mayoría de los casos la ONU, recurre a las ONG, y habilita hogares de tránsito para estos niños, y trabaja para darles educación además del soporte sicológico. También hay que trabajar con las comunidades para evita el estigma.

Donde pueden intervenir las entidades de la Economía Solidaria:

En el caso de Colombia, donde los niños fueros reclutados por grupos armados, y liberados, la reintegración social de los niños depende de la Alianza gobiernos, sociedad civil y ONU. Las entidades podrían asistir con sus servicios a estas comunidades vulnerables, ya que el éxito de los tratamientos depende de su estabilidad en el tiempo, la ONU asiste a las personas recuperadas por un tiempo limitado con un pequeño salario, para que se puedan poner de pie, y luego los gobiernos de cada país los ayudan.

Las mutuales pueden contribuir con la salud, asistencia, psicosocial, educación capacitación, entrenamiento vocacional. Mutuales, ONG, Gobiernos, podrían acceder de fondos del Banco Mundial para su financiamiento.

Hay una profesión nueva, que se llama “Protectores de niños”, especialistas en ellos, y se contratan en UNICEF, para hacer las negociaciones. Las mutuales podrían empezar a capacitar en esto.

Román:

Es triste escuchar estas tragedias, no tomamos conciencia, lo que vive parte de la humanidad, pero aun en esto nos marca que el mutualismo tiene mucho por hacer. Y veremos con la gente de Colombia que podemos hacer para aliviar esta problemática.

Odema ya ha ofrecido la participación, hubo una propuesta formal al gobierno de Colombia para capacitar a las mutuales, para que puedan afrontar mejor esta problemática, y el gobierno ha aceptado esta oferta y solo falta esperar la fecha para que Odema envíe representantes para comenzar la tarea.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Deja un comentario

Más Noticias

Declaración Universal de los Derechos humanos

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo texto completo figura en las páginas siguientes. Tras este acto histórico, la Asamblea pidió a todos los Países Miembros que publicaran el texto de la Declaración y dispusieran que fuera “distribuido, expuesto, leído y comentado en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios”.

Leer más